Lección 5: Puntos clave para desarrollar estrategias de desperdicio de alimentos para las comunidades

Se pueden utilizar varias estrategias para reducir la cantidad de desperdicio de alimentos. Algunos ejemplos efectivos serían los siguientes:

  1. Detener la “sobreproducción”: “Más” no significa bueno en ninguna situación. Una forma fuerte de reducir el desperdicio de alimentos es disminuir la sobreproducción de alimentos. Esto se puede lograr a través de una variedad de medidas, como mejorar los métodos agrícolas para aumentar la eficiencia de la producción. La implementación de políticas y regulaciones razonables para fomentar la reducción del desperdicio de alimentos es otro punto importante.
  2. Mejorar el almacenamiento y la conservación de los alimentos: Mejorar el almacenamiento y la conservación de los alimentos puede ser la solución tan esperada que siempre hemos buscado. Este método se basa en el desarrollo de mejores tecnologías de envasado y almacenamiento para extender la vida útil de los alimentos. Además, la implementación de programas de reducción del desperdicio de alimentos en las grandes cadenas de supermercados y cadenas de restaurantes puede evitar que los alimentos se estropeen o se desperdicien.
  3. Redirigir el desperdicio de alimentos a las personas de los países menos desarrollados: Una de las estrategias más efectivas, significativas y “ganar-ganar” para reducir el desperdicio de alimentos es redirigir los alimentos a las personas que carecen de una nutrición adecuada en los países menos desarrollados. Donar alimentos a los bancos de alimentos y otras organizaciones que proporcionan alimentos a los pobres es una opción perfecta que puede reducir el hambre a escala mundial.
  4. Volver a la medición del tamaño de las porciones: Reducir el tamaño de las porciones también es importante para combatir el desperdicio de alimentos. Reducir la cantidad de alimentos que no solo es económico, sino también una opción saludable y una excelente manera de garantizar que los recursos alimentarios se utilicen de manera más eficiente.

No hay la “mejor opción” para luchar contra el desperdicio de alimentos; necesitamos investigar, investigar y colaborar para encontrar los métodos más adecuados. En cualquier caso, detener la sobreproducción, mejorar el almacenamiento y la conservación de alimentos, redirigir el desperdicio de alimentos a las personas pobres y disminuir el tamaño de las porciones se encuentran entre las mejores opciones.

Cuestionarios