Lección 5: Desafíos futuros

Es sorprendente que en muchos países donde los sistemas alimentarios se enfrentan a serias dificultades para proporcionar acceso a suficientes alimentos seguros y nutritivos para todos, la formación profesional relacionada con los medios de vida agrícolas esté ausente o sea inadecuada.

Los sistemas de formación agrícola existentes rara vez están dirigidos o adaptados a los jóvenes y hacen poco para llegar a las mujeres jóvenes, cuya contribución a los sistemas agrícolas en muchas subregiones y países se limita al trabajo doméstico no remunerado en las granjas de sus maridos. Además, los vínculos con los programas de investigación, o con los sistemas de seguridad informales y tradicionales para la transferencia de conocimientos, generalmente no son fuertes, lo que resulta que las tecnologías desarrolladas pueden no ser relevantes o no estar disponibles para su uso en pequeñas granjas familiares.

Por lo tanto, es fundamental garantizar que los pequeños agricultores estén conectados a los mercados, así como que puedan negociar sus intereses a través de las organizaciones de productores, que se elimine la desigualdad de género, que las mujeres rurales estén empoderadas y que las comunidades rurales tengan acceso a las tecnologías modernas, la tierra y los servicios financieros.

Las mujeres y los hombres jóvenes calificados han demostrado que cuando se les dan oportunidades a través de cadenas de valor inclusivas, desde el suministro de insumos hasta la producción, el procesamiento, el almacenamiento y la comercialización, no solo pueden encontrar soluciones para alimentarse a sí mismos y a sus familias, sino que también pueden ayudar a sus países a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición.

¡Hay que hacer mucho más!

En particular, hay que hacer mucho más para dirigirse a las mujeres jóvenes, que en muchas zonas rurales tienen pocas perspectivas de creación de capacidad a pesar de su potencial demostrado para ayudar a mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición. Eliminar los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres jóvenes aumentaría significativamente la producción agrícola y contribuiría a la seguridad alimentaria y la nutrición a nivel mundial.

Otra brecha que surgió de las revisiones de casos se refiere a la necesidad de evaluaciones rigurosas para comprender el impacto de las iniciativas en la seguridad alimentaria y la nutrición. Esto será necesario para informar la adaptación, la sistematización y la ampliación de los enfoques exitosos y para influir en los procesos de política y planificación. De hecho, dados los desafíos a los que se enfrenta el mundo, en términos de seguridad alimentaria y nutrición, así como de empleo juvenil, se puede argumentar que no será posible transformarse en sistemas alimentarios sostenibles y erradicar el hambre sin que todo esto suceda.

Source: https://www.lavoro.gov.it/notizie/Pagine/ENPAIA-Gestione-separata-Periti-Agrari-determinazione-del-contributo-di-maternita.aspx