Lección 2: Necesidades y obstáculos

Con el fin de establecer un modelo sostenible para reducir el desperdicio de alimentos, hay varios factores importantes que deben examinarse y abordarse. Estos factores incluyen:

  • Aumentar la conciencia y la comprensión sobre el tema entre los individuos y las empresas a escala mundial;
  • Desarrollar infraestructura y tecnología para manejar el desperdicio de alimentos de una manera respetuosa con el medio ambiente en la medida de lo posible;
  • Y ofrecer incentivos económicos para apoyar el crecimiento y la ejecución de avances de soluciones directas.

Pero, ¿cómo podemos ejemplificar estos incentivos? En términos generales, consisten en fondos, subvenciones, subsidios y políticas y regulaciones que alientan a las empresas a reducir el desperdicio de alimentos. Además, se necesitan medidas efectivas, como campañas y programas de divulgación, para promover cambios de comportamiento en las personas en un intento por combatir el desperdicio de alimentos de una manera más productiva. Las soluciones innovadoras de envasado y almacenamiento también son excelentes opciones que se pueden desarrollar para ayudar a reducir el desperdicio de alimentos en la fuente.

  • Colaboración y asociaciones: Si queremos reducir el desperdicio de alimentos, necesitamos colaborar y asociarnos; las posibles colaboraciones entre diferentes partes interesadas, gobiernos, empresas y organizaciones sin fines de lucro. Mediante el establecimiento de estas asociaciones y el intercambio de las mejores prácticas para apoyar el desarrollo de un sistema alimentario sostenible, es totalmente posible luchar contra el desperdicio de alimentos.
  • Falta de conciencia y comprensión: reducir el desperdicio de alimentos no es una hazaña fácil. Desafortunadamente, uno de los mayores obstáculos es la falta de conciencia y conocimiento sobre el tema. La gravedad de la situación y sus impactos negativos a menudo se subestiman o no se dan cuenta, lo que dificulta la implementación de soluciones efectivas.
  • Resistencia al cambio: el cambio no siempre es bienvenido; los humanos tememos hacer a un lado nuestras zonas de confort. Por eso la resistencia al cambio sigue siendo otro obstáculo potencial. Las tiendas de comestibles y los restaurantes, por ejemplo, tiran abundantes cantidades de alimentos, pero pueden no estar dispuestos a hacer ajustes a pesar de las importantes repercusiones de esta práctica derrochadora.
  • Falta de infraestructura y tecnología adecuada: la infraestructura y la tecnología insuficientes también resultan ser un desafío. La recolección, el transporte y el procesamiento de los residuos de alimentos de una manera respetuosa con el medio ambiente requieren sistemas particulares, que pueden no existir o carecer de recursos como financiación y personal para el mantenimiento.
  • Barreras económicas: las barreras económicas se traducen en la falta de modelos sostenibles para reducir el desperdicio de alimentos. Las posibles soluciones pueden requerir grandes inversiones iniciales y una hazaña difícil en el clima financiero actual.
  • Además, la falta de incentivos económicos cohesivos puede impedir el desarrollo y la ejecución de soluciones. La resolución exitosa de estas preocupaciones implica una combinación de enfoques, como aumentar la conciencia y la comprensión, la educación, la construcción de infraestructura y proporcionar incentivos económicos para crear una estrategia sostenible y resistente para reducir el desperdicio de alimentos.
Cuestionarios