Lección 1: ¡Menos es más

Reducir el desperdicio de alimentos en una comunidad local es un problema importante que debe resolverse. Para abordar este problema, hay varios pasos que podemos tomar para desarrollar una estrategia efectiva. Vamos a desglosarlos:

  • Identificar el problema: En primer lugar, necesitamos identificar los desafíos específicos y el contexto de la comunidad, incluyendo el alcance y las causas del problema del desperdicio de alimentos. Eso significa llevar a cabo investigaciones y análisis para obtener una comprensión completa del problema.
  • Establecer metas claras: Una vez que hayamos identificado el problema, el siguiente paso es establecer metas y objetivos claros y alcanzables que se adapten a las necesidades de la comunidad. Debemos recordar que estos deben ser ambiciosos pero realistas y también tener como objetivo tener un impacto tangible.
  • Centrándose en las soluciones: Ahora, necesitamos identificar posibles soluciones y enfoques para lograr las metas y objetivos de la estrategia. Por ejemplo, revisar la investigación existente y las mejores prácticas y buscar la opinión de las partes interesadas y los expertos puede ser muy útil.
  • Encuentra soluciones: cuando queremos reducir la cantidad de alimentos que desperdiciamos, lo siguiente en lo que tenemos que centrarnos es en averiguar qué piensan los expertos al respecto. Esto significa hablar con expertos y ver lo que otros han hecho para reducir el desperdicio de alimentos.
  • Haz un plan: una vez que hayamos adquirido una idea de lo que podemos hacer, tenemos que hacer un plan. Este plan debe incluir lo que vamos a hacer, cuándo lo vamos a hacer y quién es responsable de hacerlo realidad.
  • Ponga el plan en acción: finalmente, tenemos que empezar a tomar las acciones que hemos planeado. Tendremos que vigilar lo bien que lo estamos haciendo y hacer cambios si es necesario. De esta manera, podemos asegurarnos de que realmente estamos avanzando en la reducción del desperdicio de alimentos.